from head to toe 

Math Bass, Marlena Kudlicka, Ben Edmunds, Vera Mota, Rasmus Nilausen, Gabriele Beveridge - L21



“Por qué no caminar con la cabeza, cantar con los senos nasales, ver con la piel, respirar con el vientre (…)” 1



¿Quién podría encarnar al cuerpo ideal de los libros de anatomía? ¿A quién corresponden esos huesos, músculos y tendones que quieren hablar un lenguaje universal? En las páginas busco sin encontrar al cuerpo singular: el de la ligera desproporción, la columna serpenteante o los fluidos desordenados… En realidad, la singularidad de cada cuerpo lo ocupa y constituye por completo: desde el dedo del pie que nos agarra al suelo, hasta la cabeza pensante que nos eleva del mismo. Cerremos los libros de anatomía. Deleuze y Guattari se preguntaron hace tiempo cómo podríamos hacernos un cuerpo sin órganos. ¿Acaso es posible deshacer la organización del organismo? El cuerpo sin órganos abre la posibilidad de nuevas reorganizaciones: escuchar con el ojo, razonar con el estómago. Para hacerse un cuerpo sin órganos es preciso, en primer lugar, entender el cuerpo como proceso, y, después, entregarse a los tres verbos que nos guíen en dicho proceso: conectar, conjugar, continuar. En otras palabras, “solo ahí el cuerpo sin órganos se revela como lo que es, conexión de deseos, conjunción de flujos, continuum de intensidades.”2


La exposición colectiva “From Head To Toe”, con la cual se inaugura el nuevo concepto de L21 LAB en Son Castelló, está hecha de estos mismos deseos, flujos e intensidades. Órganos aislados se buscan y encuentran en la sala de exposiciones para formar un solo cuerpo en proceso. Lo compone una selección de trabajos recientes de Ben Edmunds (Norwich, 1994), Math Bass (Nueva York, 1981), Marlena Kudlicka (Tomaszów Lubelski, 1973), Vera Mota (Porto, 1982), Rasmus Nilausen (Copenhague, 1980) y Gabriele Beveridge (Hong Kong, 1985).


Ben Edmunds nos habla en un original lenguaje pictórico en el cual el cuerpo se funde con materiales propios de los deportes de aventura, como la fibra de carbono, las cintas de escalada o las cuerdas náuticas. Cuenta con ello las historias de un cuerpo incansablemente en movimiento y en contacto con la naturaleza que se reviste de, en sus propias palabras, “equipo aspiracional” como si se tratara de un exoesqueleto. Por el contrario, las dos piezas de Math Bass en esta exposición, bien podrían ser interpretadas como un ensayo del cuerpo en reposo, a veces un reposo incómodo que se las ve con los límites del equilibrio. Una postura en tránsito, estrictamente provisional, en la cual la tensión visceral entre movimiento y contención puede romperse en cualquier momento.


En las complejas composiciones escultóricas de Marlena Kudlicka aparece también el cuerpo abstracto, abordado desde las fórmulas gramaticales y matemáticas. Como si midieran el grado de entusiasmo en sangre, comunican información en un lenguaje algebraico aparentemente cerrado y descriptivo de una realidad desconocida. Al mismo tiempo, el espacio estructural queda abierto en sus esculturas: la información viaja por su espacio negativo del mismo modo en que lo hacen los impulsos cerebrales a través de las sinapsis. Por su parte, la escultura de Vera Mota “Untitled (Solid Emotions)”, cuyas formas orgánicas se asemejan a vértebras emergiendo del suelo, también se encuentra compuesta de un espacio perdido: esa distancia entre elementos que nos constituye. En su serie de pinturas “Sensation”, dicho espacio es encontrado a través del movimiento que retira y reorganiza la pintura sobre la superficie de lienzo, sobre el cual la artista lleva a cabo la danza del gesto abstracto y espontáneo.


Abordando la pintura desde un paradigma completamente distinto, las telas de Rasmus Nilausen representan fragmentos corporales en su relación con una realidad material y simbólica más amplia. Una lengua rosada e inquieta, atravesada por hebillas metálicas, se transforma en un cinturón, ¿una perfecta metáfora de las limitaciones del lenguaje? En “Hand” la mano del homo faber se retuerce incompleta en sus contornos azulados sobre un fondo pálido… Gabriele Beveridge, por último, nos invita a una visión insólita del cuerpo femenino en sus instalaciones fotográficas. En ellas, además del rostro de una mujer anónima y atemporal, que la artista extrae de revistas y anuncios, aparecen siempre materiales naturales como rocas, cristales o elementos vegetales que completan la figura en representaciones huidizas.


“From Head To Toe” reúne así cuerpos en movimiento y en reposo, en transición y cambio, cuerpos hechos de espacio negativo, de lenguaje y abstracciones… En definitiva, cuerpos poéticos que trascienden el ideal anatómico para vérselas con la singularidad de la carne y sus representaciones.


_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _


1.Deleuze, Gilles y Félix Guattari. “¿Cómo hacerse un cuerpo sin órganos?” En: Mil Mesetas. Valencia: Pre-Textos, 2002. Págs. 165-157.
2. Ibid. Pág. 166.
 







Fotografías:Lúa Oliver, cortesía de L21.